4 de septiembre de 2015

Día de la Historieta

Mi primer recuerdo de un acercamiento a las historietas fue cuando tenía alrededor de 7 años. Empezaron a caer en mis manos las revistas Billiken, que mi madre compraba  religiosamente todas las semanas porque "servían para el colegio". Obviamente que para mí lo más importante de esta revista no era esa "utilidad", sino que mi interés estaba dirigido a las historias de "El Mono Relojero", historias que copiaba en una hoja cuadro a cuadro cada vez que la revista caía en mis manos.




Más adelante comenzó a salir una historieta que llamó mucho mi atención: "Marvo Luna", que estaba escrita por Oesterheld y dibujada por Solano López.




Otra historieta que recuerdo fue la adaptación del Martín Fierro que hicieron Oesterheld y Carlos Roume.




Pero la Billiken ya me empezó a quedar chica, y a pareció en mis manos la revista  "El Tony", de la cual también copiaba cuadro a cuadro muchas de sus historietas. 



De ahí también copiaba la sección de chistes. Fue en ese momento que, mostrándole uno de esos chistes dibujados a mi tía Rosa, dijo: "Chiche, ¿Por qué no lo llevas a dibujo a Jorgito?". A partir de ahí, todo cambió.


Jorge Blanco

1 comentario:

Alexis Mila dijo...

quisiera leer el tony lo hacia cuando era niño